29 de mayo de 1969

El Cordobazo

 

En 1966 se produjo un golpe de estado contra el presidente cuasi democrático Arturo Umberto Illia, asumiendo como presidente de facto el General Juan Carlos Onganía de la autodenominada “Revolución Argentina”. Es necesario recordar que todos los gobiernos posteriores al golpe militar del 1955, aun siendo elegidos por el voto, carecían de legitimidad por estar el peronismo proscripto que era la fuerza política mayoritaria.

 

El gobierno del General Onganía no se alejó de las políticas anti populares de sus predecesores, mantuvo la proscripción del peronismo y en el aspecto económico eligió como Ministro de Economía a Adalbert Krieger Vasena, un economista de corte liberal, que ya había sido funcionario en la dictadura del general Eugenio Aramburu y había propiciado la llegada del FMI y la consiguiente dependencia al sistema financiero internacional. Krieger Vasena congeló el salario de los trabajadores, devaluó la moneda, suspendió la aplicación de convenios colectivos de trabajo, suprimió medidas proteccionistas en desmedro de la industria nacional, endeudó al país.

 

En este contexto es que la CGT de los Argentinos y la CGT Azopardo llamaron a un paro general para el 30 de mayo de 1969. Pero en Córdoba, los delegados regionales de la CGT deciden adelantar el paro y convocan a un paro de 36 horas para el día 29 y 30 de mayo, evitando un paro dominguero y dándole así la modalidad de paro activo a partir del 29. Se buscaba un paro con movilización de los trabajadores desde sus puestos de trabajo hasta el centro de la ciudad donde se realizaría un acto en las puertas de la CGT local. En la coordinación y planificación de la medida de fuerza estuvieron a la cabeza el dirigente gremial Elpidio Torres, del poderoso gremio del SMATA; Agustín Tosco, del gremio de Luz y Fuerza y Atilio López, de UTA. Los estudiantes que habían sido duramente reprimidos días anteriores en manifestaciones adhirieron a todas las resoluciones de los dirigentes sindicales sumándose al paro activo del 29.

 

 

A las 11 hs del día 29 de mayo distintas columnas de trabajadores encabezadas por SMATA y Luz y Fuerza avanzan hacia el centro de la ciudad. Desde el norte a la columna de Luz y Fuerza se sumaron estudiantes universitarios y obreros metalúrgicos. En el sur, la columna de SMATA es duramente reprimida por la policía que intentaba frenar el avance hacía la ciudad. A las 12.30 hs. se produce el asesinato del joven obrero Máximo Mena que integraba la columna de la planta de Santa Isabel de la firma IKA. Durante horas los trabajadores y estudiantes ocuparon 150 manzanas de la zona céntrica de la ciudad haciendo retroceder a las fuerzas policiales que se tuvieron que refugiar. Había estallado el Cordobazo, y este hecho político significó para la dictadura militar, un duro golpe.

 

Y ya nada volvería a ser lo mismo.

NOTICIAS RELACIONADAS
¡Felicitaciones compañerxs!
10/09/2019
¡Hasta la victoria siempre!
02/09/2019
HOMENAJE PERMANENTE
DESARROLLO TERRITORIAL